Cambios de conducta en los niños a tener en cuenta

La psicología infantil centra su estudio en el comportamiento de los niños durante su etapa de crecimiento hasta llegar a ser adolescentes; esta rama de la psicología no solo esta dedicada a  estudiar, tratar o diagnosticar problemas; sino también identificar trastornos que tengan que ver  con estos cambios que repentinamente puede sufrir los niños y ayudar a los padres a manejar de una forma adecuada la comunicación que tienen con sus hijos.

Especialistas que se dedican a la psicología infantil ponen como manifiesto dos tipos de ejemplos por los cuales los padres pueden ayudar a sus hijos diferenciándolos de la siguiente forma, en la edad temprana los padres tienen que usar directrices, es decir; dirigir o enseñar al infante; ya que a esta edad son mas moldeables. Cuando están mas grandes la psicóloga infantil aconseja a los padres ser mas comunicativos con los hijos, hablar y explicar más y no dirigir o imponer las enseñanzas; ya que es en ese momento cuando dejan de funcionar las instrucciones y las directrices y pueden comprender de mejor forma lo que se les aconseja.

Otro tema importante es detectar y estar pendiente de los cambios repentinos; y esto se evidencia cuando hay interacción entre padres e hijos, la psicóloga infantil recomienda observar el comportamiento de los hijos sobretodo para detectar los cambios a los que se tienen que enfrentar; ya que si el niño se esta comportando intempestivamente de una forma distinta es por que nos quiere decir algo.

Cuando los padres logran detectar a que se debe el cambio es cuando pueden ayudar al niño a expresar sus sentimientos o emociones, llegados a este punto algunos expertos en psicología infantil explica que ha llegado el momento de oír; ya que de esta forma se podrá guiar al niño para que acepte o asuma lo que él puede catalogar como problema y se pueda solventar, una psicóloga infantil contaba que se le presento un caso en el que el niño se mostraba en casa muy disperso y en la escuela muy agresivo con otros niños y  resulta que ese cambio repentino se debía a que su abuela tenia una enfermedad terminal, el niño no estaba informado y percibía como negativo el comportamiento de ella; ya que no le llevaba a el parque los fines de semana como era costumbre.